TENGA EN CUENTA LOS SIGUIENTES ASPECTOS AL CELEBRAR UN CONTRATO DE CONCESION DE ESPACIO MERCANTIL.

 

undefined

En el mundo comercial es común el manejo de diversos tipos de contratos para cada una de las actividades económicas, pero no es un secreto que de un tiempo para acá, la práctica contractual ha venido mutando, generándose así una nueva variedad de contratos que pueden llegar a confundirse con los ya establecidos por la ley, dichos contratos son considerados como contratos atípicos, pero, dicha atipicidad es meramente legal ya que no están reglamentados por una ley; pero que aun así gozan de una tipicidad social que es el reconocimiento que le ha dado la sociedad con la práctica continua del uso de dichos contratos.

Debido a lo anterior, muchas veces los comerciantes cuando celebran este tipo de contratos atípicos no conocen en realidad las características propias de los mismos de manera que ante la ausencia de regulación especial, les resulta más difícil tener claridad de los derechos y obligaciones que de ellos derivan, razón por la cual resultan confusiones, abusos o malentendidos que muchas veces generan conflictos en las partes contratantes.

Es por lo dicho, que el presente escrito pretende dar claridad sobre uno de los mencionados contratos, este es, el contrato de concesión de espacio mercantil, por cuanto dicho contrato atípico normalmente es confundido con algunos contratos típicos, como lo son el contrato de arrendamiento y el contrato de arrendamiento de local comercial. Esto en razón de la idea errada que estos contratos tienen como objetivo conceder el uso y goce de un bien inmueble o una parte de este, pero se debe recalcar que estos contratos son diferentes ya que de no serlos no tendría sentido tener varios contratos iguales, por ende, a la hora de diferenciar el contrato de concesión de espacio mercantil de los anteriores debe tener en cuenta lo siguiente:

1. ¿Qué es el contrato de concesión mercantil?

este contrato se podría definir como aquel bajo el cual, el concesionario pretende la posibilidad de explotar un espacio físico dentro de un establecimiento de comercio de mayor tamaño, que va a tener como propietario, un empresario independiente al concesionario, que será el concedente. A diferencia del contrato de arrendamiento que tiene como objeto el uso y goce de un inmueble determinado, obsérvese que del que aquí se habla busca la explotación de un espacio indeterminado dentro del inmueble y no del inmueble considerado individualmente. Es decir que en el contrato de concesión el lugar donde el concesionario desarrollará su actividad y explotará su marca o producto no estará determinado y puede variar si así se quisiera, lo que resultaría imposible en los de arrendamiento.

2. ¿Qué régimen le aplica?

Al ser el contrato de concesión de espacio mercantil un contrato atípico, es decir que no esta regulado en la ley, la respuesta debe ser que no está supeditado a ningún régimen, más que al establecido por las partes dentro de su libre capacidad para consentir en el contrato, diferente del contrato de arrendamiento que se regirá principalmente por lo que disponga la ley para dichos contratos. Es decir, que los deberes y obligaciones del contrato de concesión serán explícitamente los que las partes convengan, mientras que los de arrendamiento cuenta con un marco jurídico prestablecido.

Así las cosas, el comerciante que celebre un contrato de concesión de espacio mercantil, deberá tener en cuenta antes que nada que el mismo no equivale al contrato de arrendamiento, por lo que dentro de su contrato deberá incorporar con el mayor detalle posible los derechos y obligaciones, así como los términos y condiciones que pretenda hacer valer sobre su contrato, al que no le podrá por mandato legal aplicar las normas establecidas en los contratos de arrendamiento, pero que, valga la pena aclarar, nada impide que las mismas partes la puedan incorporar dentro del documento contractual que celebren, es decir, el régimen legal del arrendamiento podrá hacer parte del contrato de concesión de espacio mercantil solo si así las partes lo desean, pero no podrán exigirse en caso de no estar estipuladas dentro del contrato.

LA OPOSICIÓN MARCARIA

undefined

 

¿Estás en proceso de solicitar tu marca y alguien se opuso? O ¿tienes una marca y te has dado cuenta que alguien quiere registrar una marca idéntica o similar? Entonces éste artículo es para ti!

1. ¿ Qué es la oposición marcaria?

Es una petición que realiza un tercero con legítimo interés, ante la autoridad nacional correspondiente, en este caso la Superintendencia de Industria y Comercio, para pedirle que no otorgue una marca solicita por considerar que la solicitud no cumple con los requisitos de registrabilidad de los artículo 135 y 136 de la Decisión Andina 486. Por ejemplo, por considerar que el los derechos de autor del logo que se esta pretendiendo obtener como marca son de su propiedad, o porque la marca pretendida puede causar confusión con su marca o nombre comercial, entre otras

2. ¿ Por qué es importante conocer sobre oposiciones?

Si tu estás solicitando una marca, debes asegurarte de realizar el seguimiento al tramite de la solicitud, porque una vez publicada la solicitud, la Decisión Andina (regulación) otorga 30 días hábiles para que cualquier persona se oponga a su solicitud marcaria. Esto quiere decir, que alguien o incluso varias personas se pueden oponer a que la SIC te otorgue tu marca, y tu debes estar pendiente para ¡contestar a dichas oposiciones! Algo importante es que ¡responder a oposiciones NO tiene costo! Así que lo mejor es que hagas defender tus derechos.


Si tu ya eres titular marcario, es decir, ya tienes una marca o estás en proceso de solicitar una, también debes estar pendiente de las publicaciones de solicitud marcarias que realiza la SIC, no sea que un tercero pretenda registrar una marca similar o idéntica a la tuya. Si encuentras que alguien más desea obtener un registro sobre una marca similar o idéntica a la tuya ¡lo mejor es que te opongas! Es la oportunidad ideal para explicarle a la SIC porqué no debe otorgar esa Marca. Ahora, para oponerte debes pagar la tasa oficial.

Ahora, si no quieres estar pendiente de manera frecuente las publicaciones de la SIC puedes contratar a una firma de abogados para que lo haga por ti.

Si quieres nuestra ayuda contáctanos. Síguenos en Twitter @palacioabogados.

¿MI OBRA ESTÁ PROTEGIDA?

undefined

¿Eres artista y tu inspiración llega en cualquier momento? ¿te has preguntado si necesitas hacer algo para que se proteja tu obra?¿has dejado que otras personas usen tu obra sin autorización sólo porque crees que no tienes derechos? Llegaste al lugar perfecto para saber qué hacer para que tu obra esté protegida.

1. ¿Necesito hacer algún registro?

La respuesta es un rotundo ¡NO! Afortunadamente para los creadores y sus explosiones de inspiración, el derecho de autor protege sus creaciones desde el momento en que la obra se produce sin necesidad de llenar ningún formulario o pagar algún registro. Genial, ¿no?

2. Entonces, ¿para qué registrar?

El registro es una herramienta muy útil en el momento en que desafortunadamente te tengas que enfrentar a un caso donde tus derechos han sido vulnerados. De esta manera, el registro te servirá como un medio de prueba para comprobar tu autoría o fecha de creación. Entonces, ¿es una buena decisión solicitar el registro? Absolutamente, siempre es bueno tener este medio probatorio a tu favor, especialmente si se trata de una obra inédita de la cual estás buscando convencer a un tercero que te ayude a darla a conocer. Por ejemplo: el manuscrito de tu obra maestra. Consejo. Regístralo antes de enviarlo a editores. ¡Lo mejor de todo es que el registro es gratuito!

3. ¿Significa que puedo demandar sin haber registrado?

¡Totalmente! Como mencionamos anteriormente, el hecho que no hayas registrado tu obra, no impide a que acudas a instancias legales para hacer valer tus derechos. Sin emabrgo, haciendo el registro tienes mayores probabilidades de acreditar tus derechos ante el juez.

4. ¿Dónde puedo registrar la obra?

Para obtener el registro de tu obra de derecho de autor lo puedes hacer por internet, por la aplicación móvil ( en caso de audiovisuales y fotografías) o de manera presencial en la Dirección Nacional de Derecho de Autor (DNDA).

Una vez en su website, haz click en la columna izquierda en el link que dice: Registro de obras y sigue los pasos! Ahora es importante tener unos conceptos claros durante la realización de tu registro, para que evites inconvenientes con tus compañeros o colaboradores:

A. Una obra individual: la que sea producida por una sola persona natural

B. Obra en colaboración: la que sea producida, conjuntamente, por dos o más personas naturales cuyos aportes no puedan ser separados;

C. Obra colectiva: la que sea producida por un grupo de autores, por iniciativa y bajo la orientación de una persona natural o jurídica que la coordine, divulgue y publique bajo su nombre;

D. Obra anónima: aquella en que no se menciona el nombre del autor, por voluntad del mismo, o por ser ignorado;

E. Obra seudónima: aquella en que el autor se oculta bajo un seudónimo que no lo identifica;

F. Obra inédita: aquella en que no haya sido dada a conocer al público;

G. Obra póstuma: aquella que no haya sido dada a la publicidad solo después de la muerte de su autor;

H. Obra originaria: aquella que es primitivamente creada;

I. Obra derivada: aquella que resulte de la adaptación, traducción, u otra transformación de una originaria, siempre que constituya una creación autónoma;

Ahora, si estás realizando el registro tú mismo y tienes dudas llama a los teléfonos de atención de la DNDA. ¡Sus funcionarios son muy amables! ¡Y te ayudarán! También, si quieres que nosotros nos encarguemos no dudes en contactarnos.

Síguenos en twitter @palacioabogados

Pagina de inicio